No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita

Tras el éxito de la entrada en la que contábamos la historia de Karl y Mo decidimos hacer una visita al hogar de estos dos vagabundos, que se mostraron muy amables en todo momento.

Su vivienda es un cómodo y pequeño local situado en una urbanización a las afueras de Palencia, que hace no mucho tiempo fue donado por un hombre jubilado que tenía un chalet en esta. Al poseer además de su casa, un pequeño local inutilizado al lado, decidió prestárselo a los austriacos para que pudiesen  alojarse y vivir lo mejor posible, ellos solo tienen que pagar luz y agua.

DSCF2440

Karl nos cuenta que conoció a este hombre un día en el que estuvo pidiendo en la iglesia de San Marco, al parecer el señor se mostró interesado por su vida y depositó en Karl la confianza suficiente como para brindarle a él y a su amigo una pequeña vivienda.

Karl y Mo aseguran tener en el local todo lo necesario para vivir en buenas condiciones: la vivienda se compone de un baño con ducha, un salón con sofás unido a la cocina (sin frigorífico ni ningún tipo de electrodomésticos) y una pequeña habitación en la que duermen y guardan sus objetos, fotos antiguas, una guía de Europa, etcétera.

DSCF2443

DSCF2448 (1)

Se sirvieron de esta última para contarnos todos los lugares por los que habían estado: París, Berlín, Budapest, Moscú, Austria…y alguna historia de las que vivieron por esos países.

Al ver que el lugar no estaba mal acomodado con sofás, camas, mesas, sillas y alguna estantería les preguntamos cómo consiguieron todas estas prestaciones a lo que ellos nos contestaron que la mayoría eran regalos de la gente, y alguna otra la habían comprado por primera necesidad.

DSCF2445DSCF2442

En cuanto a lo que sentimos, no podríamos decir con palabras lo agradecidas que estamos con ellos, no solo porque nos abrieran las puertas de su hogar, sino por lo bien que nos trataron, pendientes en todo momento de que nos sintiéramos a gusto y como en nuestra casa. ¡Y lo consiguieron! Lo que más nos sorprendió fue que al despedirnos nos ofrendaron con una bolsa de dulces comestibles a modo de agradecimiento por nuestro interés. ¿A qué  conclusión podemos llegar con todo esto?

DSCF2447

Como bien decía Agustín de Hipona“no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas, Imágenes, Vídeos, Visitas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s